El 13 de septiembre de 1953, el entrenador húngaro Jorge Ormos le dio la posibilidad a un juvenil azul de debutar en Primera División. Con 17 años, Leonel Guillermo Sánchez Lineros salió a la cancha para estrenarse en su primer partido como profesional ante Everton en el Estadio Santa Laura (ex Independencia).

El joven que llegó a los 11 años a los cadetes del “Romántico Viajero” ingresó en la formación de titular como puntero por izquierda, puesto que defendería hasta su último partido como jugador azul.

Don Leonel, en aquel compromiso, compartió cancha con jugadores relevantes en aquellos años como José Silva, José Arias y Mario Ibáñez. En este histórico encuentro y ante 3.490 espectadores, la “U” igualó ante “Los Ruleteros” 1-1 con un tanto del argentino Humberto de Lucca.

Tras este partido, empezó una larga carrera por la U que lo llevó a ser una de las piezas fundamentales del “Ballet Azul” sumando un total de 412 compromisos, 167 goles y 6 títulos entre 1959 y 1969. Además, de ser uno de los jugadores más reconocidos y queridos del Club.