Fue una fiesta de principio a fin la que se vivió esta noche en el Estadio Nacional. El marco de público, que superó ampliamente los 30 mil espectadores, invitaba a una de esas jornadas memorables. Y el jolgorio comenzó recién iniciado el pleito.

A los 2 minutos, Gustavo Lorenzetti filtró un pase exquisito al área del visitante que fue aprovechado por Gonzalo Espinoza, quien, con un potente derechazo cruzado, batió al portero Cuerdo y dio inicio a la celebración.

Pero el festejo aún tenía para rato, porque en un primer tiempo intenso y quizás con los mejores momentos futbolísticos del equipo en el torneo, Jean Beausejour y Matías Rodríguez también se hicieron presentes en el marcador para irse al descanso con un cómodo 3-0.

En el complemento, con el partido prácticamente resuelto tanto en el juego como en el resultado, el “León” hizo gala de su buen trato del balón para manejar el ritmo del partido a su antojo. Tanto así que Cobresal, necesitado por los puntos, casi no se hizo presente en el arco defendido por Johnny Herrera. Felipe Mora, goleador exclusivo del campeonato, estiró las cifras a los 68′.

Un gran e importante triunfo, sobre todo por lo exhibido dentro del campo de juego, que le permite a Guillermo Hoyos y sus dirigidos retornar a lo más alto del Clausura, a la espera de lo que suceda con el resto de la fecha.

Con 24 unidades y a falta de dos fechas para el término del campeonato, seguimos ilusionados con un nuevo título. Por mientras, a pensar en Corinthians, rival al que enfrentaremos este miércoles (21:45 horas) por la Copa Conmebol Sudamericana.