Este miércoles es especial, ya que celebramos a Sergio Bernabé Vargas Buscalia, quien nació un día como hoy hace 57 años en Buenos Aires, Argentina. Recordado como uno de los mejores arqueros que han defendido al “Romántico Viajero”, estuvo ligado a nuestro club por 11 temporadas entre 1992 y 2002. Posteriormente, mantuvo cargos en la Gerencia Deportiva hasta el pasado 2021.

Caracterizado por ser un líder enérgico en el campo, sin temor a salir jugando desde atrás y con unos reflejos únicos, impactó en el juego desde su primer día. Llegó procedente de Emelec y debutó el 29 de febrero de 1992 en el gran superclásico ante Colo Colo. Aquel encuentro fue válido por la Copa Chile y terminó con un 3 a 3 en el marcador. 

Una de sus mejores noches la vivió precisamente contra nuestro archirrival, un 12 de julio de 1992, por la sexta fecha del Torneo Nacional. Ese día la “U” ganó por 2 a 0 gracias a un doblete de Gino Cofré (37′ y 63’), y a la gran solidez de Vargas, quien le detuvo un penal y posterior rabona a Claudio Borghi al minuto 50’. Ese tipo de hazañas lo hicieron un héroe para los hinchas, ganándose el apodo de “Superman”.

En total, durante los 11 años en los que jugó por la “U” disputó una suma de 428 partidos, cifras que lo mantienen como el extranjero con más duelos jugados en la historia del club y el séptimo en la lista general. Además, logró dejar su arco imbatido en 155 ocasiones y se alzó como un gran atajador de penales, deteniendo 14 lanzamientos desde los 12 pasos.

Multicampeón azul y seleccionado nacional

Otro factor que caracterizó la carrera de Sergio fue su éxito deportivo. Su primera corona fue el Campeonato de 1994 que conseguimos en El Salvador y nos permitió romper la sequía de 25 años sin títulos. Su siguiente logro fue el torneo de 1995 para concretar un bicampeonato ejemplar.

Unos años después se llevó la Copa Chile en dos ocasiones (1998 y 2000) y además, volvió a conseguir un bicampeonato tras obtener la liga chilena de las temporadas 1999 y 2000. De esta manera, completó una impecable trayectoria con 6 conquistas como arquero azul.

Sus grandes actuaciones y su posterior nacionalización chilena, le permitieron llegar a ser nominado a La Roja. En la Selección llegó a jugar 10 partidos en total y disputó la Copa América de 2001 y las eliminatorias rumbo a Corea y Japón 2002. 

Sin duda, el nombre de Sergio Vargas está inscrito con letras mayúsculas en la historia de la “U” y su carrera lo avala como una leyenda del club. Un jugador aguerrido, con una habilidad espectacular, que se ganó el respeto y cariño de todos nuestros hinchas, dejando un legado especial que nunca será olvidado. 

¡Felicidades, Sergio querido!