Tuvieron que pasar 76 minutos para la apertura de la cuenta, pero el gol pudo perfectamente haber llegado antes. Porque los azules dominaron el partido desde el comienzo. Con una formación 3-5-2, el elenco dirigido por Guillermo Hoyos achicó constantemente la cancha hacia adelante y sorprendió a Vasco en su visita a Río de Janeiro.

Es que los locales nunca se sintieron cómodos en el campo de juego. Con una defensa de la U sólida, con un Echeverría y Vilches solventes y un debutante Rafael Vaz seguro en todo momento, el “Romántico Viajero” logró verse bien armado siempre, aprovechando la precisión de David Pizarro para llegar con claridad al arco defendido por Martín Silva.

Fue así como en el primer tiempo, aprovechando la explosividad por las bandas, Ángelo Araos y Matías Rodríguez lograron inquietar el arco local. El 0-0 con el que ambos equipos se fueron al descanso parecía mezquino por lo mostrado por la U, que sólo sufrió con un centro de Riascos que dio en el travesaño tras un error en la salida (34′).

Pero en el complemento los azules, con un Mauricio Pinilla luchando todos los balones arriba y con un Felipe Seymour corriendo todo el mediocampo, lograron establecerse con aún mayor claridad en territorio rival y lograr el ansiado gol. A los 76′, Araos aprovechó un lateral que parecía intrascendente para aguantar la marca en el área y convertir el único tanto del encuentro.

Los ingresos de Caroca, Schultz y Díaz vinieron a refrescar al equipo y a hacer imposible una eventual remontada de Vasco, que incluso estando abajo en el marcador fue incapaz de acercarse con peligro al arco de Johnny Herrera. Así, el correr de los minutos sólo sirvió para ratificar el triunfo azul. Uno histórico, además, pues nos permite, por primera vez, debutar en Copa Libertadores ganando en condición de visitantes fuera del país.

Los de hoy son, sin duda, tres puntos de oro en un grupo, con Racing y Cruzeiro como próximos rivales, que se alza como uno de los más complejos del certamen.

¡Vamos la U!