Final soñada por el resultado y por el desenlace. Porque hubo que esperar hasta el alargue, cuando ya no quedaban fuerzas y con la tanda de penales cada vez más cerca, para que el anhelado gol llegara.

Uno que vino a través de un certero cabezazo de Diego Valencia (114’) y que desató la algarabía de un equipo que hizo historia. Y vaya que se lo merecen, luego de 11 partidos invictos y tras reponerse de una dolorosa eliminación en el Sudamericano de Ecuador del año pasado.

El tanto de Valencia, en un conjunto que contó con Nicolás Guerra de titular, le entregó a Chile su primera medalla de oro en la disciplina y la 30° presea dorada en lo que va de competencia en Cochabamba.

Nico Guerra, titular en todos los partidos y con un gol convertido a Bolivia, deberá sumarse en los próximos días los trabajos de Frank Darío Kudelka, pensando en los desafíos que encarará el equipo tanto en el Torneo Nacional como en Copa Chile.