La jugadora argentina Mariana Larroquette (27) fue parte de nuestro Primer Equipo Femenino durante el 2016. Arribó al Club en marzo de ese año, proveniente desde River Plate, y sus goles fueron claves en la obtención del título del Apertura. La actual integrante del UAI Urquiza es una habitual convocada a la Selección Argentina, incluso estuvo presente en el Mundial de Francia 2019. Desde el otro lado de la cordillera recuerda su gran etapa con la camiseta azul, la primera y única fuera de su país.

– ¿Qué significó para tu vida y tu carrera futbolística el paso por la U?
“Realmente fue una experiencia muy linda. Me hizo crecer en lo personal y en lo futbolístico. Siempre lo recuerdo con alegría, ya que fue un gran año para mí”.

– ¿Cómo fue ese cambio y la adaptación de pasar desde River Plate a la U?
“Creo que no me costó mucho la adaptación. Si bien estuve toda mi vida en River, la U vino a ser mi segundo club. Creo que no me costó, porque tuve compañeras excelentes. Además, la gente del club, desde las personas de seguridad hasta las que estaban hasta tarde con nosotras, me trataron muy bien. Me hicieron sentir en casa”.

– ¿Cómo recuerdas esa temporada del Apertura 2016?
“Como no recordar aquella temporada. Lo recuerdo muy feliz, el haber salido campeonas fue algo increíble. No me lo imaginaba, pero lo viví partido a partido y con mucha pasión. Recuerdo que no sabía con qué rivales me iba a encontrar, y eso, le ponía una cuota doble de concentración para mí”.

– ¿Esperabas ser goleadora del equipo y además campeona?
“Sinceramente no esperaba ser la goleadora. Tampoco esperaba llegar y poder tener un lugar en el equipo titular, pero creo que me lo gané día a día. Trataba de dar lo mejor para el equipo. Realmente no esperaba estar toda una temporada de titular. Creo que mantenerme fue lo que más me costó. Asimismo, el ser goleadora fue porque mi puesto me demanda hacer goles y me tocaban compañeras que entendían que yo debía definir en ocasiones. Fue un gran equipo y el haber sido campeonas fue algo inolvidable. Fue algo lindo dejar una marca en un gran club”.

– ¿Cuáles fueron los mejores momentos que viviste con la camiseta de la U?
“Todos los partidos fueron especiales para mí. De hecho, recuerdo un partido contra Palestino, en el que íbamos perdiendo y al final lo dimos vuelta. También recuerdo la semifinal contra Colo Colo, donde estábamos a un paso del objetivo, que era la final. Creo que fueron semanas que se vivieron con mucha pasión dentro del equipo. Me acuerdo también los clásicos con Católica nos costaba mucho, pero siempre los sacábamos adelante”.

¿Se cumplieron tus expectativas al llegar a la U y vivir el primer proceso fuera del país?
“Creo que las expectativas sobrepasaron todo lo que llegué a imaginar. Jamás pensé que iba a ser tan fácil estar afuera de mi país. Como expliqué antes, no hubiese podido sin el apoyo de toda la gente que estuvo alrededor mío en esos momentos. Fueron muy lindos días allá. Ahora, siendo un poco más grande y mirándolo de este lado, nunca tuve la expectativa de llegar y salir campeona con la U. Todo se fue dando y superó lo que tenía pensado”.

– ¿Te mantienes en contacto con excompañeras?
“Tengo contactos con algunas de mis excompañeras. Algunas de ellas tampoco están en la U. A veces comentamos los partidos o hablamos de si alguna vez vamos a volver a jugar juntas en otra parte del mundo. También mantengo contacto con las que siguen en el equipo y veo sus partidos. Si tengo la posibilidad de verlos a través de internet, ahí estoy, siempre mirando expectante”.

                                                     Mariana recibió de regalo en marzo la camiseta oficial

– ¿Está en tus planes algún día regresar a la U? ¿Cómo imaginas un nuevo proceso como jugadora azul?
“No sé si es algo que tenga planeado, pero me gustaría estar de nuevo ahí. Creo que hoy estamos todos un poco más avanzados en cuanto al fútbol femenino. Creo que se podría vivir de otra manera. Ojalá pueda tener esa oportunidad, porque la U es un equipo donde me gustaría regresar y que le tengo mucho cariño”.

– Cuéntanos cómo estás viviendo en Argentina la situación del COVID-19. ¿Cómo se ve el nivel deportivo en el fútbol femenino?
“La realidad acá en Argentina es bastante difícil. Se había hecho profesional el fútbol femenino. Hoy en día sigue en pie, pero con el tema de lo económico está siendo un poco difícil. La realidad es que nadie sabe lo que va a pasar. De hecho, hay muchas jugadoras, incluyéndome, que se nos vence el contrato en junio. Estamos en una incertidumbre de no saber si van a renovar, si vamos a estar en otro equipo o si directamente vamos a estar seis meses sin jugar, porque han dicho que el torneo que el torneo comenzaría recién el próximo año. Está siendo un proceso difícil”.