Vicente Alfaro y Flavio Moya, jugadores de nuestra Sub 13 que volvieron esta semana de Rusia, siguen emocionados. Ellos, acompañados por Tatiana Pérez, jefe de administración del Fútbol Formativo y del técnico Nicolás Prieto, participaron del programa internacional “Fútbol por la Amistad” y además participaron en la ceremonia inaugural del Mundial.

“La U fue el club que representó a Chile en este programa deportivo socio-cultural, que trabaja en base a nueve valores diferentes. Fueron ocho días increíbles, llenos de actividades inolvidables para los niños”, cuenta Tatiana Pérez de regreso en el país.

Porque lo que tuvo como punto culmine el puntapié de la Copa del Mundo comenzó antes con un intercambio sociocultural que tuvo al fútbol como eje central. “Este viaje me permitió vivir cosas nuevas y conocer gente de otros países. Me hice muy amigo de dos niños de Sudáfrica, Solethu y Hlonela, realmente muy simpáticos. Fue una experiencia bacán y en el país donde además se está jugando el Mundial”, comenta Vicente Alfaro, portador además de la bandera chilena en la ceremonia inaugural de la cita planetaria.

“Fue espectacular participar en la ceremonia inaugural del Mundial y más hacerlo mostrando al mundo la bandera de Chile. Sentí una emoción muy grande por poder estar en una Copa del Mundo, instancia en la que me gustaría volver a estar algún día como jugador”, agrega.

En lo estrictamente deportivo, con los 211 países presentes se formaron 32 equipos internacionales de amistad para compartir experiencias en torno al juego. Algo impagable, según Flavio Moya. “Tuve la oportunidad de ser capitán de mi equipo, algo que me emocionó mucho. En mi equipo había niños de Sudáfrica, Barhein, Sri Lanka, Armenia, Singapur y Burundi. Imagínate lo que costaba comunicarnos, pero al final lo logramos igual. Ganamos dos partidos y perdimos uno. ¿Si quedé conforme con mi actuación? Sí, pues marqué dos goles”, señala.

Nicolás Prieto, entrenador de la Sub 14, asegura que lo que para los niños fue un sueño cumplido para él fue también la oportunidad de seguir aprendiendo y sumando conocimientos. “Fue muy bueno compartir experiencias entre profesionales de equipos tan connotados como Fluminense, Peñarol, Estudiantes de La Plata y Atlético Nacional, por nombra algunos. Se dio mucha conversación sobre el trabajo formativo, todo dentro de un ambiente mundialero. Fuimos parte del Mundial y eso es un sueño para todo amante del fútbol”, comenta.

De vuelta en el CDA, Vicente Alfaro y Flavio Moya miran el partido entre España e Irán y sueñan con volver a participar de un Mundial a futuro, pero entonces vistiendo la camiseta de la selección.