Fue un triunfo ajustado considerando el marcador, pero que significó tres valiosos puntos. Y es que en el contexto de un exigente calendario, cada victoria se valora aún más y así fue con Curicó, en un partido que cerró una semana donde también habíamos enfrentado a Racing por la Copa Libertadores.

Por lo mismo, Guillermo Hoyos se mostró feliz por sumar la séptima victoria consecutiva en el Campeonato Nacional al derrotar a un oponente que no hizo las cosas fáciles. “Nos encontramos con un 2-1 y el partido se hizo realmente duro. Ellos querían empatar y nosotros ganar, por lo que hubo mucha ida y vuelta. Ha sido un partido extremadamente competitivo”, expresó.

“Este partido nos da un extra a nivel físico, porque venían muy gastados. Todo fue la potencia del nivel físico que se ha trabajado. Después de Colo Colo viene Cruzeiro, La Calera y otra vez más Cruzeiro. Es impresionante la cantidad de partidos, así que necesitamos a todo el grupo metido”, agregó el DT con respecto al estado del plantel considerando la seguidilla de encuentros.

Para el final, en tanto, abordó lo que será el superclásico del próximo domingo a disputarse en el Estadio Nacional. “Sabemos que será un partido tremendamente duro. Siempre ha sido una bendición dirigir estos partidos que son tan importantes acá y en el mundo. Hay que descomprimir la situación, confiar en lo que se ha hecho y en estos jugadores que tienen jerarquía y altura”, cerró Hoyos.