El fútbol chileno ha sido testigo de un hecho de la mayor gravedad. Un jugador, nuestro arquero, Martín Parra, en pleno desarrollo del partido de vuelta por los cuartos de final de la Copa Chile, fue afectado severamente por el lanzamiento de fuegos de artificio a la cancha por parte de la barra de Universidad Católica. Producto de estas acciones impresentables y que no se pueden tolerar, Martín debió ser trasladado a un centro de atención médica para ser atendido de urgencia por un trauma acústico severo.

Como Club, lo primero que queremos apuntar es que nuestra principal preocupación ahora es el estado de salud de nuestro arquero, para tranquilidad de su familia, compañeros de equipo y cuerpo técnico, quienes se han visto notoriamente golpeados por este hecho inaceptable.

Por otro lado, también debemos manifestar nuestro máximo repudio y molestia por lo sucedido y la actitud de Universidad Católica, especialmente por la actitud de varios de sus jugadores que insultaron a nuestros futbolistas al momento de abandonar el terreno de juego. En un partido que originalmente se debía jugar sin público, debido al mal comportamiento de la barra local, que durante este año ha protagonizado varios episodios que atentan contra la actividad, en competencias nacionales e internacionales. El incidente provocado cuando apenas corrían cinco minutos de partido demuestra que este compromiso no debió ser autorizado con público, gracias a una decisión generada por la acción legal realizada por la dirigencia de Cruzados.

Frente a la gravísima agresión que puso en riesgo la integridad física de Martín Parra, como Club esperamos el máximo rigor de las autoridades con los organizadores del partido. No puede haber espacio para que este tipo de acciones finalmente terminen “ayudando” al local con la finalización del partido cuando el marcador está a favor de ellos. La señal desde la Federación debe ser clara y rotunda, para frenar de una vez espectáculos tan tristes como el que se vio en Valparaíso. No puede haber espacio para dudas. Exigimos el castigo más duro estipulado en las bases del torneo, deportivo e institucional.

Por otra parte, esperamos que Cruzados entregue todos los antecedentes para identificar a quienes actuaron de manera cobarde desde la galería. Nosotros nos sumaremos a toda acción legal que asegure una sanción contra estas personas.