Este domingo el cielo azul brilla de forma especial, ya que celebramos el natalicio de Carlos Raúl Contreras Guillaume, quien nació el 2 de octubre de 1938 en Santiago. Reconocido como un defensor con una férrea y potente marca sobre los delanteros contrarios, se caracteriza por imponer respeto y seguridad  en el área.

El jugador, quien era conocido como “Pluto” por su contextura delgada y el parecido al personaje de ficción. Desde muy pequeño fue un amante del fútbol y llegó a las inferiores de nuestro Club a los 15 años, convirtiéndose con el paso del tiempo en uno de los zagueros más destacados de la historia.

Debutó en el Primer Equipo el 27 de agosto de 1958, cuando derrotamos por 3-1 a Universidad Católica en el Estadio Nacional. Luego de eso, jugó durante todo el período del “Ballet Azul”, alzándose como protagonista de los seis títulos obtenidos entre 1959 y 1969 y jugando 225 encuentros con cuatro goles en su registro.

Con el “5” en la espalda, el ex zaguero fue nombrado jugador revelación en 1958, y también fue premiado como el mejor central derecho del fútbol chileno en seis ocasiones (1959, 1961, 1962, 1964, 1965, 1967).

Sus buenas actuaciones lo llevarían a la Selección Chilena de Fernando Riera, siendo uno de los centrales titulares, junto a Raúl Sánchez, en el histórico tercer lugar en la Copa del Mundo de 1962, sumando cinco de los seis encuentros disputados. Con “La Roja” se hizo presente en más de 40 ocasiones durante su carrera.

Luego de conquistar el campeonato de 1969, el “Pluto” dejaría la U y recalaría en Antofagasta Portuario. Dos años después, en 1972, finalizaría su carrera en Ferrobádminton, donde fue dirigido por su ex compañero y capitán, el gran Sergio Navarro.

Sin duda, Carlos Contreras será uno de los puntales más importantes en la historia de nuestro Club. Un referente que se definía como un jugador recio porque aseguraba que “con la técnica no bastaba para ganar”.

Siempre defendió la camiseta azul con responsabilidad y pasión, convirtiéndose en un verdadero ejemplo para todos los jugadores que tengan el privilegio de representar a esta institución. Su registro de títulos no se puede olvidar: 1959, 1962, 1964, 1965, 1967 y 1969.

Lamentablemente, Carlos falleció el 17 de abril de 2020 a los 81 años. Sin embargo, el legado que dejó en Universidad de Chile vivirá para siempre y su figura será recordada como uno de los jugadores más importantes de nuestra historia.

¡Gracias por todo, jamás te olvidaremos “Pluto”!