Debut de azul

Tras llegar a los 11 años a nuestro Club, y pasar por todas las etapas formativas, el 11 de noviembre de 1956, un delantero de 19 años llamado Carlos Héctor Campos Silva mostro oficialmente sus primeras armas en el fútbol profesional.

Aquella jornada, en un partido que caímos por 2-0 ante Audax Italiano por la penúltima fecha del torneo, sin saberlo, se comenzó a escribir una historia que ubicaría al “Tanque” en lo más alto del imaginario azul.

Un debut que luego vendría precedido de varios años defendiendo solo la camiseta azul. Seis títulos y 199 goles, que lo ubican como el máximo artillero y uno de los más grandes ídolos de la historia de nuestro Club, son los números que registró Carlos Campos en la U.

Un título histórico

Luego del primer título en 1940, tuvimos que esperar hasta el 11 de noviembre de 1959 para levantar un nuevo trofeo. En el Estadio Nacional, ante 40 mil personas, derrotamos a Colo-Colo por 2-1 en un duelo de definición, quedándonos con el campeonato y, de paso, dando inicio a la exitosa era del glorioso “Ballet Azul”.

Aquel torneo tuvo de todo y una remontada histórica de nuestro equipo (10 triunfos y un empate en las últimas 11 fechas), teniendo a Carlos Campos como gran protagonista en un choque trascendental.

En la penúltima fecha, Colo-Colo necesitaba un empate para ser campeón, pero cuando nuestro partido ante ellos estaba 2-2 y el reloj marcaba los 90’ apareció el “Tanque” con un cabezazo para decretar el 3-2, evitando el título rival y forzando otro desenlace de torneo y que nos daría después el título.

Eterno adiós

Pese a los grandes recuerdos, lamentablemente hoy, 11 de noviembre de 2020, nos toca despedir al gran Carlos “Tanque” Campos. A los 83 años, el histórico delantero falleció en la ciudad de Ovalle, dejando un legado único en la familia azul.

En un día tan triste, pero a la vez especial, recordamos a Don Carlos como ese jugador que dejó todo por nuestro Club, que tal como lo dijo muchas veces, llevaba a la U en la piel. Sin duda, será siempre un jugador único que, afortunadamente, pudo cumplir su más grande anhelo.

“Yo no voy a jugar en ninguna parte más. No voy a jugar nunca más al fútbol y así lo cumplí: jugar solamente en la U. Tener el recuerdo de mi institución, esa que me crió, formó como jugador y persona”, comentó en una entrevista con el Club al recordar la etapa de su retiro a los 32 años.

¡Hasta siempre, ídolo!